Buscador

Especialidades y Áreas

Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Filtro

Especialistas

Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Filtro

Electroterapia

Por definición se trata del uso con fines terapéuticos de la corriente eléctrica. En Beiman las distintas técnicas que se llevan a cabo son la electrólisis percutánea intratisular (EPI), la hipertermia, la magnetoterapia, la presoterapia, la punción seca, el bipedestador y la radiofrecuencia convencional y pulsada.

Electrólisis percutánea intratisular o EPI

A través de esta técnica se puede eliminar el dolor crónico causado por una mala regeneración de tejidos afectados. Es una técnica altamente eficaz y recomendada para lesiones de larga evolución con dolor crónico. Nos valemos de un ecógrafo para infiltrar las corrientes en el sitio exacto donde el tejido se encuentra dañado. Este tipo de corrientes se utiliza también en la técnica de punción seca.

 

Las patologías más comunes en este tratamiento son:

 

  • Tendinitis de larga evolución
  • Patologías ligamentosas
  • Periostitis
  • Pubalgias
  • Rodilla del corredor
  • Trocanteritis
  • Problemas intercostales
  • Patologías del hombro
Hipertermia

La hipertermia como terapia física supone la elevación de la temperatura en el interior del organismo de modo que provoque sobre la zona afectada una aceleración de los procesos metabólicos y con ello una recuperación temprana del proceso de rehabilitación.

 

Se consigue un aumento de la vascularización de la zona, aumentando la capacidad de regeneración antiinflamatoria de los tejidos y rehidratando las zonas donde se han producido lesiones. Es una técnica novedosa que aumenta la capacidad de curación del paciente junto con el tratamiento fisioterapéutico. Está indicada en muchas lesiones de diferente índole tales como:

 

  • Hernias discales
  • Dolores musculo-esqueléticos y ligamentosos
  • Dolores de espalda
  • Ciatalgias o dolor ciático
Magnetoterapia

Cuando se produce una inflamación, el campo electromagnético de la zona dolorosa queda alterado produciendo en muchas ocasiones que el proceso de inflamación no se resuelva adecuadamente. Para ello nos apoyamos en la magnetoterapia. Esta es una técnica no invasiva que no produce efectos secundarios ni molestias a la hora de aplicarla. Se hace de forma local en la zona a tratar y los resultados empiezan a ser visibles a partir de la décima sesión. Los usos más comunes de ésta técnica son:

  • Fracturas, contusiones, luxaciones, etc.
  • Procesos reumáticos tanto degenerativos como en estadíos de dolor agudo
  • Patología vertebral: hernias discales, atrapamientos, ciatalgias, procesos degenerativos, etc.
  • Alteraciones en la osificación como la osteoporosis, retraso en la osificación de fracturas y pseudo-artrosis
  • Procesos de inflamación musculo-tendinosos de todo tipo
  • Problemas vasculares: úlceras de todo tipo y enfermedades vasculares como la enfermedad de Raynaud
  • Cirugía: aceleración de la cicatrización ósea y de heridas
  • Neuralgias: migrañas, ciatalgias, neuralgias de diferente origen
  • Enfermedades orgánicas : asma, colitis ulcerosa, úlcera gástrica, insuficiencia cardíaca o hepática, trastornos de la circulación cerebral
  • Trastornos derivados del estrés: inquietud, insomnio, cefaleas tensionales, taquicardias, etc.
Presoterapia

Tiene un doble uso. Una parte terapéutica que induce al mejor drenaje linfático de las extremidades con el objetivo de disminuir el edema linfático y sus repercusiones, y otro tratamiento de origen estético que busca una disminución de la celulitis en sus primeros estadios.

 

Es de suma importancia el uso de esta técnica en pacientes con problemas importantes de hinchazón de las piernas y en tratamientos postquirúrgicos.

 

Contamos con el novedoso Sistema Game Ready (presoterapia y crioterapia) el cual establece un nuevo estándar asistencial en la recuperación de lesiones y postoperatorios. Un sistema controlado por un microprocesador hace circular agua y aire helados por vendajes circunferenciales, lo que permite integrar la compresión y la crioterapia.

 

Las principales aplicaciones de esta técnica son:

 

  • Linfoedema
  • Hematoma
  • Estasis venosa
  • Tratamiento anticelulítico en estadio inicial
  • Drenaje del brazo después de intervenciones de mastectomía
  • Pesadez en las piernas
  • Recuperación en pacientes inmovilizados o con discapacidad
Punción seca

Los puntos gatillo musculares son puntos que cuando se encuentran afectados, son dolorosos a la palpación y producen un dolor reflejo que no tiene por qué producirse en el mismo sitio donde se encuentra el punto gatillo doloroso.

 

Así por ejemplo es habitual encontrar dolores de talón causados por la activación de puntos gatillo en los gemelos. Contamos con varios especialistas en fisioterapia que utilizan esta técnica para aliviar y mejorar el tiempo de recuperación de una lesión.

 

Esta técnica se puede combinar con infiltración de tipo medicamentosa o de corrientes galvánicas tipo EPI.

Bipedestador

Se utiliza en terapias de rehabilitación y ayuda a la movilidad. Que el propio usuario pueda ponerse en pie de manera autónoma tiene implicaciones psicológicas y el mismo acto ayuda a estirar músculos y tendones.

 

El bipedestador es muy útil para el tratamiento de pacientes con déficits neurológicos y tiene las siguientes funciones:

 

  • Facilita una postura natural simétrica en bipedestación
  • Mejora y desarrolla el equilibrio del cuerpo superior
  • Mejora la amplitud de movimiento en columna, caderas, rodillas y tobillos
  • Disminuye el tono muscular anormal así como los espasmos y posibles contracturas
  • Ayuda a generar fuerza de los músculos antigravitatorios
  • Reduce la presión de los tejidos a través de los cambios de posición
  • Mejora las funciones sistémicas (respiratorias, digestivas, circulatorias, etc.)
  • Asiste al desarrollo músculo-esquelético y puede evitar la progresión de escoliosis.
  • Ayuda al desarrollo acetabular de la cadera
  • Previene la pérdida de densidad mineral ósea
  • Alivia el posible dolor derivado de una posición inadecuada
  • Desarrolla la tolerancia y resistencia muscular para la bipedestación
Radiofrecuencia

Consiste en la introducción de una aguja (cuya punta genera calor) hasta llegar a un nervio y lograr así una disminución del dolor en la zona. Existen dos tipos de radiofrecuencia, convencional y pulsada.

 

Radiofrecuencia convencional:

En este tipo de radiofrecuencia se lesiona el nervio completamente, quemándolo” a 80 grados, lo que produce una desaparición del dolor. Este tipo de radiofrecuencia solo se puede utilizar en nervios que son sensitivos (como los ramos medios para artrosis cervical y lumbar), no motores, para no alterar la motricidad de la zona inervada.

 

Radiofrecuencia pulsada:

En este tipo de radiofrecuencia no lesionamos el nervio (la punta de la aguja alcanza temperatura de 42 grados), sino que producimos modificaciones a nivel microcelular de los mismos, logrando una disminución importante del dolor en la zona inervada.
Este tipo de radiofrecuencia se puede utilizar tanto en nervios sensitivo-motores como en nervios sensitivos.

 

La técnica en manos expertas y siguiendo consejos de seguridad, tiene pocos efectos secundarios. El procedimiento ha de practicarse en un quirófano para mantener la asepsia, y con la seguridad de una visión exacta de la zona que se introduce la cánula.

 

Al ser una técnica física, existen los efectos derivados de las molestias de la infiltración que son mínimas por la anestesia local y la sedación.