Buscador

Especialidades y Áreas

Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtro

Especialistas

Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtro

Sala de integración sensorial

Qué es la integración sensorial. A. Jean Ayres, terapeuta ocupacional y neurocientífica, definió la integración sensorial como “el proceso neurológico responsable de organizar las sensaciones que uno recibe del cuerpo y del entorno, para poder responder y funcionar adecuadamente en relación a las demandas ambientales”.

 

De manera general, la integración sensorial es:

 

  • Un proceso inconsciente del cerebro (ocurre sin que haya que pensar en él conscientemente como, por ejemplo, la respiración).
  • Organiza la información que detectan los sentidos: gusto, vista, oído, tacto, olfato, movimiento, gravedad y posición.
  • Da significado a las experiencias, clasificando toda la información y seleccionando lo importante (tal es el caso de escuchar a un profesor e ignorar el ruido que hay fuera en la calle).
  • Constituye la base del aprendizaje académico y del comportamiento social.

 

Cuando el procesamiento sensorial es atípico puede haber un impacto en el desarrollo y en la participación en ocupaciones de la vida diaria del niño.

 

Los problemas de procesamiento sensorial (interpretar correctamente los estímulos sensoriales) están relacionados con un mal funcionamiento neurológico, que no es lo mismo que una lesión neurológica. Simplemente el cerebro no sabe trabajar de forma funcional, porque no se le ha entrenado de forma correcta (al cerebro se le entrena mediante la percepción de estímulos y la exploración del entorno).

Leer más

Constantemente estamos recibiendo estímulos de nuestro entorno y debemos aprender a interpretarlos de forma correcta, para alcanzar unos niveles de desarrollo óptimos. La integración sensorial que se produce al moverse, hablar y jugar constituyen la base perfecta para los mecanismos de integración sensorial más complejos, los cuales son a su vez necesarios para leer, escribir y comportarse bien.

 

Si los procesos sensomotores se organizan correctamente durante los primeros siete años de vida, el niño estará más capacitado para aprender destrezas mentales y sociales. Y es que los sistemas sensoriales influyen en el desarrollo y desempeño ocupacional:

 

  • Sistema Táctil: son los estímulos que recibimos a través de la piel. Están relacionados con la parte más emocional y social y no solamente detectan la sensación de temperatura o presión. Por ejemplo, me permite estar cerca de otros en la asamblea o la fila sin que me ocasione desagrado o tolerar diferentes texturas.
  • Sistema Vestibular: se sitúa en el oído interno y se encarga de toda la información relacionada con el movimiento, el equilibrio y el control postural. Asimismo influye en los movimientos de los ojos independientes del movimiento de la cabeza. Por ejemplo, movimiento que se necesita para hacer el rastreo visual mientras se lee o para copiar de la pizarra.
  • Sistema Propioceptivo: información acerca de la posición que ocupa nuestro cuerpo en el espacio, percibida a través de las articulaciones, los músculos y los ligamentos. Por ejemplo, esto nos ayuda a poder subir una escalera sin tener que mirar los pies o para agarrar un lápiz con la precisión justa para escribir.

Signos y síntomas comunes de la disfunción en la integración sensorial.

 

Hay diferentes tipos de problemáticas relacionadas con la integración sensorial de las personas. En Beiman CPM Aljarafe contamos con un equipo de profesionales especializados en el tratamiento de estos casos en nuestro centro del Aljarafe, en Sevilla.

Leer más
  • Problemas de aprendizaje académico en el colegio: niños con un bajo ritmo de aprendizaje, que tienen dificultades en el razonamiento lógico, en la secuenciación, en la planificación motora,… Niños con un nivel insuficiente de lectura o de escritura, con dificultades en las tareas matemáticas, en la memorización de conceptos, etc.
  • Problemas atencionales: la habilidad para prestar atención a una tarea depende directamente de la capacidad de inhibición de los estímulos sensoriales innecesarios (sonidos de fondo, información visual, movimiento, posturas…). Cuando no existe inhibición sensorial aparecen la falta de concentración y las respuestas exageradas a los estímulos.
  • Retrasos psicomotrices en la motricidad fina/gruesa: niños considerados como patosos, descoordinados, con dificultad para practicar deportes o realizar juegos motrices con sus compañeros. Otros niños presentan dificultades sólo en motricidad fina, con un agarre incorrecto del lápiz, dificultad para ensartar elementos, para pegar, recortar, abotonar, entre otros.
  • Retraso en la adquisición del lenguaje: niños que presentan niveles de lenguaje inferiores al correspondiente a su edad cronológica sin tener alteraciones auditivas ni orales. Algunos niños no encuentran las palabras adecuadas, presentando dificultades de expresión y falta de fluidez. Otros niños tardan mucho en empezar a hablar o pueden tener falta de comprensión; podemos encontrar también dificultades en la pronunciación de determinados fonemas.
  • Problemas de regulación de la conducta: Los niños con problemas de procesamiento sensorial por hiposensibilidad (sentir los estímulos en un umbral muy bajo) desconocen la forma de relajarse o tranquilizarse, porque necesitan constantemente recibir estímulos de forma compulsiva (por ejemplo niños hiperactivos). De forma contraria pueden ser niños hipersensibles (sentir los estímulos en un umbral muy alto) que no toleren la estimulación y siempre estén en constante inhibición (quietos, evitando el movimiento, asustándose con los ruidos de forma exagerada…).
  • “Defensividad” táctil: este término se refiere a aquellos niños que sienten que la mayoría de los estímulos táctiles son agresivos. Sus reacciones ante un abrazo, una caricia o un simple roce entre compañeros pueden ser de extrema ansiedad o agresividad, pueden responder de forma negativa y exagerada a los estímulos relacionados con el tacto.
  • Comportamientos problemáticos: el niño con problemas en el procesamiento sensorial puede tener problemas conductuales. Los niños pueden ser explosivos, poco flexibles a los cambios (horarios, distribución…), o pueden tener dificultades en las transiciones (cambios de una actividad a otra, de un lugar a otro…). El niño puede mostrar una irritabilidad inexplicable o puede llorar repentinamente sin motivo aparente. La causa suele ser un desajuste sensorial, debido a cambios bruscos del tipo de estimulación, que el niño percibe como una agresión.

Protocolo de intervención en la Sala de Integración Sensorial

 

El tratamiento consiste en sesiones individuales donde se trabaja la estimulación vestibular, propioceptiva y táctil. Es importante seguir la iniciativa activa del niño a la hora de proponer los juegos, y guiarle durante el tiempo de tratamiento hacia los estímulos sensoriales que necesita para poder mostrar una conducta organizada, ofreciendo respuestas adaptadas y acordes al nivel neurológico en cada una de las actividades.

 

El tiempo de sesión variará en función de las necesidades de cada caso y de la evolución del niño. Podrá ir desde media hora hasta una hora.

 

La primera consulta con el Terapeuta Ocupacional durará 1 hora. Si en esa hora no se ha podido completar la valoración, se citará otro día para completarla. La primera hora serán 50 euros y las sucesivas 25 euros.

 

El trabajo en nuestra sala de integración sensorial en Sevilla tiene el precio de 25,5 euros / 45 minutos.

 

Es importante poner de manifiesto que en Beiman CPM Aljarafe siempre existe un trabajo coordinado entre las diferentes disciplinas necesarias en la intervención. El esfuerzo conjunto ayudará junto a las herramientas de la sala de integración sensorial a la mejora del niño y, por consiguiente, de la familia.

Perfil del profesional

 

El profesional encargado de diagnosticar y tratar los problemas de la integración sensorial es el Terapeuta Ocupacional, formado en este concepto o área. En nuestro centro de Espartinas, en el Aljarafe de Sevilla, encontrará a los profesionales que necesita.