Buscador

Especialidades y Áreas

Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Filtro

Especialistas

Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Filtro

Unidad del Dolor

La Unidad de Atención al Dolor de Grupo Beiman, nace para aportar un nuevo concepto de tratamiento del dolor.

Entendemos que el paciente con dolor no puede ser tratado por parcelas, sino con un enfoque integral de “persona con dolor” aplicando un abordaje multidisciplinar, poniendo a disposición de los pacientes las técnicas más apropiadas para el manejo de sus cuadros álgicos, aplicando terapias farmacológicas, psicológicas, educacionales e intervencionistas de diferentes tipos.

 

Sabemos que el dolor es una experiencia humana universal, ahora sabemos que el dolor se produce 100% en el cerebro, esto incluye todo tipo de dolor, no importa cómo se presente, punzante, sordo, fuerte o suave, y sin importar la duración, puede sentirlo durante semanas o meses. Es el dolor agudo y es común en lesiones tisulares, como en problema de espalda o esguinces de tobillo, generalmente te animarán a permanecer activo y a volver gradualmente a tus actividades, incluyendo el trabajo. O puede que lo hayas tenido durante tres meses o más, es el llamado dolor persistente o crónico, ya que en este tipo de dolor la lesión tisular no es el problema principal.

 

Lo que no está tan claro para el paciente que sufre dolor crónico es saber qué es lo mejor que puede hacer al respecto.

 

El dolor crónico es un gran problema, afecta al 20% de la población mundial. Tener un cerebro que produce dolor continuamente, incluso cuando los tejidos están curados y fuera de peligro no es divertido.

 

Algunas personas dicen que aún sienten que debe haber algo mal, pero sólo es esto, cuando se descarta la existencia de algo peligroso, los profesionales de la salud explican que la mayoría de los tejidos pueden estar curados en un periodo de tres a seis meses, así que el dolor que continua produciéndose en el cerebro no tiene tanto que ver con cambios estructurales en el cuerpo sino con la sensibilidad del sistema nervioso. En otras palabras, es más complejo. Así que para intentar comprender qué es lo que pasa hay que reentrenar al cerebro y al sistema nervioso, para ello es útil observar todo aquello que afecta al sistema nervioso y que quizá contribuya a tu experiencia individual del dolor.

Lo que puede ayudar es mirar al dolor persistente desde una perspectiva más amplia y usar un plan estructurado hará que no se olvide nada importante.

Especialistas Jerez
Especialistas Las Cabezas
Especialistas Sevilla
Especialistas Córdoba

Empecemos por la parte médica, en primer lugar, la medicación puede ayudar pero sólo por un tiempo limitado, se necesitan enfoques más activos para reentrenar el cerebro, así que usar medicación para ponerse en marcha está bien, y luego la mayoría pueden reducirse e interrumpirse.

 

Algunas personas piensan que la cirugía podría ser la respuesta, pero cuando se trata de un problema complejo como es el dolor crónico, la cirugía puede no ser de gran ayuda. Así que si estás pensando en la cirugía es mejor pedir una segunda opinión y recuerda considerar todas las opciones.

 

Tras esto, ayudará a tener en cuenta como tus pensamientos y emociones afectan a tu sistema nervioso, el dolor impacta realmente en la vida de las personas y esto puede tener un gran impacto en tu estado de ánimo y nivel de estrés. Todos estos pensamientos y creencias también son impulsos cerebrales, puedes aprender formas de reducir el estrés y relajar el sistema nervioso, esto ayudará al bienestar emocional así como a reducir el dolor.

 

La tercera área a tener en cuenta es el papel de la dieta y el estilo de vida. Resulta que nuestro estilo de vida puede no ser tan bueno para nosotros. De hecho, lo que comemos y cómo vivimos puede realmente estar contribuyendo a sensibilizar el sistema nervioso. Será un buen comienzo, valorar actitudes como fumar, la nutrición, el alcohol y los niveles de actividad, y si ves que hay algún problema apunta estos aspectos en tu plan.

 

A menudo, será importante explorar un significado más profundo del dolor y la historia personal que lo rodea, mirando hacia atrás y observando todo lo que ocurría cuando comenzó el dolor.

Muchas personas con dolor pueden descubrir enlaces útiles entre un periodo de preocupación y una imagen de agravamiento del dolor, para muchos reconocer emociones profundas puede ser parte del proceso de curación.

 

Lo último pero no menos importante, es la actividad física y la función. Desde una perspectiva cerebral lo mejor es moverse en niveles cómodos y sin miedo, en los que el cerebro no se protege con dolor y así recuperas gradualmente tus tejidos corporales.

 

En conclusión, el dolor viene del cerebro y puede ser reentrenado, y mirarlo desde una perspectiva más amplia y global de la persona te proporciona muchas oportunidades para empezar, así que busca una mano amiga, si la necesitas márcate un objetivo y comienza.

Somos especialistas en numerosas patologías:

– Dolor de espalda (lumbalgia, síndrome facetario, hernia discal lumbar, estenosis de canal, dolor tras cirugía de columna, ciática, etc.

– Dolor de cadera y rodillas (artrosis, etc.)

– Dolor de hombro

– Sacroileitis

– Fibromialgia

– Dolor osteomuscular

– Cefaleas y dolor facial

– Contracturas

– Dolor por afectación de nervios (raíces, neuralgias, neuritis, etc.)

– Síndrome regional complejo

– Dolor cervical (hernia discal, cervicoartrosis, etc)

– Epicondilitis

– Lesiones deportivas

– Dolor en maniobras terapéuticas (fisioterapia, rehabilitación. etc.)

Las pruebas y tratamientos que utilizamos en nuestra Unidad del Dolor son: