El síndrome miofascial es un cuadro de dolor regional de origen muscular, que constituye una causa muy frecuente de consulta médica.

El dolor se origina en un músculo o grupo muscular, donde se genera una banda tensa, dolorosa a la palpación. En esa franja muscular se localiza el punto gatillo, donde se origina el dolor espontáneamente o a la presión digital.

La aparición del síndrome miofascial suele deberse a la sobrecarga biomecánica, a la sobreutilización muscular o a microtraumatismos repetitivos. Por eso, uno de los objetivos del tratamiento es lograr una descompresión de los tejidos.

Los especialistas de Clínicas Beiman en nuestro centro de Córdoba están preparados para prevenir y tratar el síndrome miofascial con técnicas que permiten liberar las tensiones del músculo, corregir las disfunciones y rebajar el dolor.