Camilo Puertas

Camilo Puertas (Córdoba, 1994) es uno de los deportistas más destacados de Andalucía especialmente si hablamos de triatlón, duatlón o acuatlón. En estos deportes, Camilo ha logrado brillar a nivel autonómico, nacional e incluso europeo. Entre otros logros, ha conseguido ser campeón de Andalucía de triatlón olímpico, sprint y acuatlón; campeón de España de triatlón cross y subcampeón de España de duatlón cross. Solo eso en 2019 ya que el año anterior venció en el campeonato de España de duatlón cross y fue segundo en el campeonato de Europa de esta misma modalidad. Mientras, en 2021 ha vuelto a ser campeón de Andalucía de acuatlón y medalla de bronce por clubes en la Copa del Rey Go Fit de triatlón. Todo ello le ha valido para ser convocado en diversas ocasiones por la selección española.

La vida de Camilo no se entiende sin el deporte. No obstante, ha aprendido con el paso del tiempo que la actividad física se disfruta más cuando se realiza por diversión. Con él hablamos de este cambio de mentalidad, de sus inicios en el triatlón, de la exigencia de este deporte, de la importancia de una buena preparación física y de otros muchos temas.

-salud+deporte: ¿Cómo se inicia en el triatlón?

-Camilo Puertas: Desde pequeño he estado practicando natación y, por suerte, mi club tenía sección de triatlón. Me cansé un poco de nadar y tuve esa fortuna de poder probar en el triatlón y… hasta aquí.

-¿Qué es lo que más le gusta de este deporte?

-La variabilidad, sin duda. No se trata sólo de nadar, correr o pedalear. Un día realizas una cosa, otro las combinas y así no estás haciendo siempre lo mismo.

-¿Qué es lo que le ha aportado el triatlón?

-Especialmente ser una persona muy constante y saber que sin trabajo no va a llegar nada. Además, el deporte te ofrece unos valores de compañerismo, de saber estar, de que no todo va a salir bien siempre. Aspectos que se pueden extrapolar a la vida.

-Más allá del triatlón, también se ha graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CCAFD). ¿Cómo le han ayudado estos estudios a su vida como atleta?

-Saber más de cada deporte, cómo funciona nuestro cuerpo, cómo respondemos ante ciertas cosas. Además, me gano la vida gracias a lo que he estudiado porque soy entrenador de otros triatletas, ciclistas y corredores.

-Su formación académica es bastante completa…

-Sí. Tengo un máster en Alto Rendimiento de Deportes Cíclicos y diversos cursos de entrenador nacional de triatlón, natación, ciclismo… Intento estar formado lo máximo posible ya que creo que es necesario estar actualizado porque la ciencia avanza y cada día salen cosas nuevas.

-Volviendo al triatlón, ¿tiene algún referente deportivo?

-No destacaría ninguno por encima de otro a nivel nacional. Creo que todos son muy buenos y en España, por suerte, somos un país referente, algo que está demostrado así que elegir a uno sería injusto. A nivel internacional me gusta el francés Vincent Luis.

-¿Cuál es su gran objetivo como deportista?

-Siempre que respondo a esta pregunta digo que no me pongo objetivos a muy largo plazo. Al principio de cada temporada me siento con mi entrenador, planteamos cómo ha ido la temporada pasada y en qué podemos mejorar y claro, si he conseguido ser segundo en un sitio me gustaría ser primero. Eso sí, me encantaría tener un buen resultado en un Mundial (fue 33º en el triatlón cross del Mundial Multideporte de Pontevedra 2019) y al menos pelear un top-10 o top-15.

-¿Qué ocurrió en ese Mundial?

-Simplemente no salió bien. Yo lo preparé del mejor modo posible. Al día siguiente competí en otra prueba y las sensaciones fueron diferentes. Está claro que el nivel no era el mismo pero también era exigente y ese día el cuerpo sí respondía, sí tenía ganas de sufrir, tenía esa chispa, esa intensidad. Sin embargo, el día anterior estaba totalmente impotente: nadando me costó y en bici, por ejemplo, era un querer y no poder.

Preparación física y entrenamientos

-¿Cuál es su rutina de entrenamientos?

-Depende mucho del momento de la temporada pero, normalmente, suelo nadar cuatro o cinco días a la semana, salgo con la bicicleta tres o cuatro y correr, depende del momento. Hay semanas en las que no interesa exigirse tanto y puedes evitar así el riesgo de lesión. En general, salgo a correr tres o cuatro días pero dependiendo de lo que trabajemos habrá más intensidad o menos.

-En esos entrenamientos, ¿suele combinar deportes o realiza bloques individuales?

-Suelo combinarlos. Todos los días realizo dos o tres sesiones porque también el trabajo de fuerza es fundamental. La mayoría de los días hago dos o tres sesiones.

-Y respecto a la mente, ¿cómo la entrena?

-La mente es muy importante porque la motivación no siempre está y los resultados no siempre salen. Vas aprendiendo, también con la ayuda de otras personas, a saber que tú trabajas y eso se puede ver reflejado o no. Pero la realidad es que tú tienes que estar satisfecho con lo que has hecho y no solo con el resultado.

-¿Qué es lo que considera más complicado del triatlón?

-Una de las cosas más complicadas es ser una persona constante durante toda la temporada. Tienes que ser constante para descansar, para hacer un trabajo, para saber sufrir… Hay gente que tiene muchísima clase pero no tiene ese nivel de constancia. A nivel de competición, la clave en el triatlón es rendir en cada deporte pero justo sabiendo lo que has hecho antes, es decir, tienes que tener por ejemplo esa capacidad de correr cómo entrenas pero después de haber hecho bicicleta y no todo el mundo la tiene.

“Tú tienes que

estar satisfecho

con lo que has hecho

y no solo con

el resultado”

-¿Con cuál de las modalidades en las que compite se queda?

-Hace algunos años nunca diría esto pero ahora mismo me gusta la modalidad de cross, tanto en duatlón como triatlón. He descubierto que es un espacio totalmente diferente, tanto en ambiente, compañerismo como circuitos… Los recorridos son muy distintos porque son de montaña y si consigues ir a triatlones realmente de montaña son espectaculares.

-¿Se pueden realizar tantas preparaciones distintas? Hablamos de triatlón, duatlón, acuatlón, diferentes distancias…

-Hacer se puede hacer pero no es recomendable y tampoco está hecho para todo el mundo. Por ejemplo, el entrenamiento en bicicleta y montaña se puede combinar sin problemas pero ir cambiando la especialidad continuamente es complicado. Hay que ser conscientes de que no vas a rendir igual en todas ellas.

Lesiones y recuperación

-¿Ha tenido alguna lesión importante?

-En 2019 tuve una rotura parcial en el tendón de Aquiles del tobillo izquierdo.

-¿Qué le ocurrió?

-Arrastraba molestias pero seguí entrenando. Paré dos semanas pero no me hice ninguna prueba porque pensaba simplemente que estaba inflamado. Tras esas dos semanas volví a competir y tuve que retirarme de la prueba porque casi no era capaz de andar. Ya me realicé las pruebas y se vio que tenía una rotura parcial.

-¿Cómo superó este problema físico?

-Estuve nueve semanas sin poder correr. La última de ellas ya nadaba y hacía bicicleta y después incorporé la carrera. Durante la recuperación, todos los días hacía sesión de ondas de choque y, además, terapia manual.

-Dicho esto, ¿se suele realizar pruebas de biomecánica y esfuerzo?

-Sí. Todos los años es recomendable realizarse una biomecánica. Al menos, de la bicicleta porque aunque te la hayas hecho en el pasado podemos sufrir variaciones. Y, por supuesto, la prueba de esfuerzo es algo vital y puede prevenir muchos accidentes, problemas y sustos. Yo creo que el dinero no debe importar cuando hablamos de salud y si tenemos que hacer una inversión en nuestra salud, encantados de hacerla.

-Como deportista y graduado en CCAFD, ¿cómo valora a aquel aficionado que realiza deporte sin prepararse adecuadamente?

-Es una locura. Mucha gente empieza en el triatlón haciendo media distancia, larga distancia, Ironman… Es totalmente desproporcionado y un error. Primero hay que hacerse la prueba de esfuerzo y ver que tú puedes preparar una prueba de estas características. Luego, debes ponerte en manos de un profesional que te guíe, que te oriente y hacer un entrenamiento que te permita acabar una prueba en condiciones o todo lo bien que deberías.

“Esa sensación que

te da acabar un

entrenamiento pocas

veces la sientes

en otras cosas”

-En alguna entrevista he leído que se obsesionó en sus inicios con los resultados, ¿qué le llevó a cambiar esa mentalidad?

-Antes me lo tomaba muy en serio e incluso me agobiaba con los entrenos y las competiciones. Si no me salían bien me venía muy abajo. Gracias a mi amiga Irene conseguí cambiar eso y verlo de otra manera. Está claro que el deporte te puede ayudar mucho pero hay otras cosas en la vida. Yo hago esto porque disfruto pero no lo tengo que ver como una obligación. A mí me gusta sufrir y hacer los entrenos. Esa sensación que te da acabar un entrenamiento pocas veces la sientes en otras cosas y por supuesto, las competiciones podrán salir mejor o peor pero tú tendrás que estar contento y orgulloso de lo que has hecho.

-Ha hablado de entrenamiento pero, en competición, ¿se puede disfrutar?

-Es complicado. Si vas con buenas sensaciones sí porque controlas otras muchas más variables, exiges más a tus rivales. Los días que te toca ir sufriendo más son diferentes. Pero cuando yo más disfruto es entrenando. Es un pequeño placer cada vez que acabo un entreno, el haber superado ese reto. Es una sensación muy buena que se la recomiendo a todo el mundo.

-Tiene otros dos hermanos practicando triatlón. ¿Qué consejos les darías?

-Que sigan disfrutando y que tengan un objetivo por el que luchar.