Rehabilitación con magnetoterapia en Clínicas Beiman

Se denomina magnetoterapia al tratamiento aplicado en fisioterapia avanzada mediante campos magnéticos. Los campos magnéticos aplicados en medicina son de baja frecuencia y de baja intensidad. En la actualidad, y aunque varía según diversos factores, se considera que su intensidad promedio es de 0,4 – 0,5 gauss.

La magnetoterapia produce un aumento de la presión parcial de oxígeno en los tejidos, hace efecto sobre el metabolismo del calcio en hueso y sobre el colágeno, estimulando la osificación, la cicatrización de heridas, la relajación muscular, la vasodilatación local con efecto trófico, el efecto antiinflamatorio, el efecto de regulación circulatoria y el efecto analgésico.

magnetoterapia

En Clínicas Beiman, utilizamos el sistema electromagnético de alta intensidad SEMAI de SANRO Electromedicina, una tecnología novedosa en fisioterapia en Granada. SEMAI es hasta 600 veces más potente que equipo de magnetoterapía estándar y eso nos permite conseguir muchos resultados en el proceso de recuperación de nuestros pacientes.

SEMAI (Sistema de Estimulación Electromagnética de Alta Intensidad) acelera la recuperación de las fracturas y edemas óseos. Permite un abordaje potente del dolor y multiplica los efectos celulares y metabólicos para una regeneración de los tejidos, tanto a nivel muscular como óseo, ligamentoso y tendinoso.

Esta terapia no es agresiva, invasiva ni dolorosa. Se realiza sin contacto directo con la piel, sino a través de un aplicador, un transductor de refrigeración de circulación de aceite único que facilita el tratamiento continuo. El campo magnético atraviesa los tejidos y podemos trabajar hasta diez o doce centímetros de profundidad.

El tratamiento de fracturas con SEMAI es una de las indicaciones con el más respaldo cientifico. Esta patología y sus tiempos de recuperación se ven reducidos con este tratamiento, y de la misma forma logramos la eliminación del dolor en un tiempo récord.

El aplicador de magnetoterapia más frecuente es un solenoide que produce el campo magnético, incluido en un cilindro de material plástico para facilitar su limpieza donde se introduce la zona a tratar. Existen generalmente dos diámetros de solenoide, los de pequeño tamaño para extremidades: pierna (hasta rodilla) brazo, antebrazo; y los de tamaño grande para el resto de localizaciones. Para aplicaciones generales hay dispositivos especiales, consistentes en una camilla con un solenoide desplazable, dotado de un pequeño motor que realiza barridos sobre zonas amplias o sobre el cuerpo entero.

Para qué se utiliza la magnetoterapia

La magnetoterapia está muy indicada en procesos reumáticos, artropatías degenerativas (gonartrosis, coxartrosis, espondilosis), artropatías inflamatorias (espondilopatías reumáticas, espondilitis anquilopoyéticas) en reumatismos periarticulares, polimialgia reumática, síndromes discales, radiculitis, ciatalgias, periartritis, miositis y tenomiositis. También está demostrada su eficacia en trastornos de la osificación, osteoporosis, retardo de consolidación de fracturas y Sudeck. Además se utiliza en el tratamiento de contusiones, esguinces, luxaciones, contracturas musculares y tendinitis, neuralgias braquial, intercostal, del trigémino, isquialgias, lumbalgia, ciática y migrañas.

Está contraindicado su uso en pacientes portadores de marcapasos, embarazo, enfermedades víricas, micosis, hemorragias o heridas hemorrágicas y hay que prestar especial atención en los períodos de menstruación en aplicaciones abdominales.

Es una terapia muy eficaz y cómoda para el paciente al ser indolora y se obtienen muy buenos resultados dentro de la fisioterapia.