Buscador

Especialidades y Áreas

Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtro

Especialistas

Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filtro
Medicina hiperbárica y fibromialgia

Medicina hiperbárica y fibromialgia: así mejoran los síntomas de la enfermedad


La medicina hiperbárica es el tratamiento basado en la aplicación al paciente de oxígeno puro en una cámara presurizada. Es decir, el paciente respira oxígeno 100% a una presión mayor de 1,4 atmósferas absolutas. Este tratamiento, que durante años se han aplicado para tratar sus lesiones y acelerar la recuperación algunos deportistas de élite, es hoy mucho más accesible. Además, puede aplicarse a una gran variedad de patologías. En concreto, hoy vamos a hablarte de los beneficios de la relación entre medicina hiperbárica y fibromialgia.

Antes de nada, hay que aclarar que con la aplicación de oxígeno a alta presión se persigue un objetivo: aumentar la aportación de oxígeno a las células de la persona que está recibiendo el tratamiento. El motivo es que la capacidad analgésica, antiinflamatoria y de cicatrización de las células se acelera gracias al aporte de oxígeno.

Ahora bien, para que podamos hablar de medicina hiperbárica es necesario que concurran simultáneamente ambos requisitos: oxígeno puro y cámaras de alta presión. Los procesos no se activan hasta que las células no disponen del oxígeno suficiente, y esto sólo es posible bajo dichas condiciones. Sólo a partir de un resultado mínimo se producen las propiedades terapéuticas. Cuando se aplica oxígeno de alta concentración a alta presión hay un efecto de dilución en los fluidos que facilita la acción analgésica, antiinflamatoria y cicatrizante.

Clínicas Beiman dispone de máquinas de cámaras hiperbáricas en sus centros de Sevilla y Jerez. Se trata de cámaras suministradas por Biox, una empresa especializada en la implantación y gestión de esta tecnología. En combinación con otras medidas de intervención, la medicina hiperbárica tiene un rango muy amplio de aplicaciones por los efectos que genera, y porque permite controlar mejor la inflamación, el dolor y la infección.

¿Qué es la fibromialgia?

 

La fibromialgia es una enfermedad crónica de etiología desconocida, que en España afecta en torno a un millón y medio de personas, con mayor incidencia en las mujeres. El Ministerio de Sanidad describe los síntomas de la fibromialgia como “dolor crónico musculoesquelético generalizado”, que suele coexistir con otros síntomas. Entre ellos, fatiga y problemas de sueño, fundamentalmente, pero también parestesias, rigidez articular, cefaleas, sensación de tumefacción en manos, ansiedad y depresión, y problemas de concentración y memoria.

La fibromialgia es crónica, pero su intensidad fluctúa en el tiempo. “La fibromialgia puede ocasionar importantes consecuencias en el estado de salud y la calidad de vida de la persona que la padece”, dice el ministerio.

Medicina hiperbárica y fibromialgia

 

La doctora Mª Ángeles de los Santos, especialista en el tratamiento de pacientes con fibromialgia en el contexto de síndrome de sensibilización central, explica las utilidades de la aplicación de la medicina hiperbárica en el tratamiento de la fibromialgia:

– En primer lugar, la doctora destaca produce aumento en las concentraciones de oxígeno en los tejidos. Esto produce un efecto antiinflamatorio a nivel tisular, “lo que conlleva una disminución del dolor y del edema en articulaciones”.

– “Este incremento en la concentración de oxígeno tisular también abarca el sistema nervioso central, con efecto beneficioso sobre la dopamina y serotonina, disminuyendo la ansiedad y mejorando el cuadro depresivo“, añade la doctora.

– Según la doctora De los Santos, un ensayo clínico llevado a cabo en mujeres por un equipo de científicos de la Universidad de Rice parece indicar que la medicina hiperbárica “induce a la neuroplasticidad, lo que resulta en la reparación de las funciones cerebrales que sufren un deterioro crónico“. Ese estudio llegó a la conclusión pionera de que la oxigenoterapia hiperbárica mejora la neuroplasticidad y “rectifica significativamente la actividad cerebral en áreas vinculadas con el dolor en pacientes de fibromialgia”.

Otros estudios científicos han analizado la utilidad de la oxigenoterapia hiperbárica para el tratamiento de la fibromialgia en los últimos años. En este estudio sobre medicina hiperbárica y fibromialgia, publicado en febrero de este año, los autores concluyeron que la oxigenoterapia mejoró la capacidad del sistema motor central para generar el mismo esfuerzo movilizando menos fibras musculares. De esta forma, los expertos concluyen que la oxigenoterapia hiperbárica mejora la eficiencia neuromuscular, un parámetro afectado por la enfermedad.

Este otro estudio determinó que la oxigenoterapia hiperbárica es un “método efectivo, rápido y seguro” para el tratamiento de varios síntomas de la fibromialgia, como el dolor, la ansiedad y la fatiga. Los pacientes experimentaron mejoría en estos síntomas después de recibir entre 10 y 20 sesiones.

“Por todo ello la oxigenoterapia hiperbárica en cámara hiperbárica puede mejorar los síntomas de la fibromialgia, como son el dolor, la rigidez articular, el cansancio, la cefalea, la mala calidad del sueño”, concluye la doctora Mª Ángeles de los Santos.